Publicado: 26 de agosto de 2019.      VALORACIÓN:      APRENDERÉ SOBRE PRIVACIDAD:

Irresistible. ¿Quién nos ha convertido en yonquis tecnológicos?

clic para agrandar

AUTOR: Adam Alter.

GÉNERO: divulgación (psicología).

EDITORIAL: PAIDÓS.

EDICIÓN: 2018.

IDIOMA: español (la versión original está en inglés).

Nº PÁGINAS: 310.

LAS CITAS (en este caso no puedo quedarme solo con una): páginas 11-12.

[Se refiere a la presentación del iPad en enero de 2010] “Jobs dedicó noventa minutos a explicar por qué el iPad era la mejor forma de ver fotografías, escuchar música, aprender con iTunes U, utilizar Facebook, jugar y disfrutar de miles de aplicaciones. Creía que todo el mundo debía tener su propio Ipad. Y, aún así, no dejaba que sus hijos lo usaran”.

“Daba la sensación de que los que se dedicaban a inventar productos tecnológicos seguían la regla de oro de los traficantes de drogas: nunca te enganches a tu propia mercancia.”

“Según el 'ético del diseño' Tristan Harris, el problema no es que la gente no tenga fuerza de voluntad, sino que 'al otro lado de la pantalla hay mil personas cuyo trabajo es desbaratar tu capacidad de autorregulación' ”.

Magistral obra divulgativa de Adam Alter. El libro, fácil de leer y entender, supone un punto de inflexión a la hora de entender los problemas de pérdida de privacidad que sufrimos hoy en día.

No se trata de un proceso independiente del desarrollo económico de las tecnologías digitales. Las adicciones del comportamiento son la vía mediante la cuál se hace posible la recolección masiva de datos de usuarios de muy diferentes aplicaciones y servicios.

El libro está muy bien organizado y la exposición resulta clara. El avance es lógico y ordenado. Da gusto leerlo (salvo al ser consciente de la realidad que muestra). ¿Alguna vez te has planteado que la tecnología pueda ser tan adictiva o más que las drogas? Esto me recuerda conversaciones que he tenido con algunos amigos. Algunos de ellos opinan que los jóvenes deben probar todas las tecnologías y decidir por ellos mismos cuáles les gustan más, sin que nadie les advierta de los peligros que les comento (ellos consideran que son opiniones).

Otros dicen que no se plantean que su hijo deje de usar tal o cual red social. Y yo les digo: “pues que suerte tienes, imagina que estuviésemos hablando de drogas y tú me dices que te da igual porque todos sus amigos consumen lo mismo”. Leyendo este libro está más clara que nunca la analogía.

Personalmente creo que es una lectura obligada para cualquiera que quiera entender que peligros nos acechan en el mundo digital. Sin duda alguna, conociendo cómo funcionan nuestras debilidades podemos estar preparados para percibirlas cuando las empecemos a sufrir. Y esa diferencia puede ser crucial. Por supuesto, para aquellos que tengan hijos y quieran ayudarles a descubrir el mundo digital será un libro imprescindible.

No tiene una página de más. Y, además, está lleno de anécdotas muy curiosas e interesantes.

No debería faltar en ningún centro educativo, ni en la lista de lecturas obligadas de ningún maestro o docente que utilice tecnologías digitales en sus aulas. Tanto para evitar males a sus alumnos como para ser capaz de explotar estas mismas debilidades en pro del aprendizaje de éstos.

De lo mejor que he leído en mucho tiempo.

Volver arriba