IDIOMA/LANGUAGE

En esta sección os cuento cómo ha sido mi relación con el mundo de la geología desde que era un adolescente hasta hoy.

Mis andaduras en el mundo de la geología comenzaron a principios de la década de los 90 cuando decidí hacer una colección de fascículos de minerales que se vendía en los quioscos. La verdad es que aquella colección me fascinaba y la gran cantidad de información que me aportó me acercó aún más al mundo de la geología.

Ammonites, Jacinto de Compostela y Aragonito Facultad de Geología (U.C.M.)

En el año 1999 empecé a estudiar Ciencias Geológicas en la Universidad Complutense de Madrid. También en ese mismo año comencé a asistir a las excursiones de la Asociación de Aficionados a la Mineralogía (A.S.A.M.) donde aprendí mucha geología y mineralogía, pudiendo así complementar de una forma significativamente eficaz los estudios que estaba cursando en la universidad. Pude así, por fin, visitar muchos de los yacimientos minerales de España que aparecían en mi querida colección de fascículos de minerales.

Con un cambio de plan de estudios de por medio, terminé mi licenciatura en Ciencias Geológicas en junio del año 2004, en la especialidad de Recursos Minerales y Energéticos. Finalicé entre los 10 primeros de mi promoción con un expediente de 2,13 (en aquel entonces las notas eran así: aprobado era un 1, notable era un 2, sobresaliente era un 3 y matrícula de honor era un 4).

Canteras Crema Márfil, Pinoso (Alicante)

Al año siguiente, tras pensar que no tenía mucho sentido ir a dar clase como profesor sin haber trabajado antes (ahora, quizá, lo hubiese visto de otra manera) decidí estudiar un Máster de Ingeniería Geológica que ofrecía la U.C.M. como título propio. Fueron dos años muy intensos, de mucho estudio, que terminaron con la presentación de una tesis de Máster: "Análisis de la estructura profunda del Sistema Hidrológico de la Mancha Oriental mediante la aplicación de campos potenciales" (enlace al póster).

Sala del museo del I.G.M.E.

Durante el primer año del máster, además, aprobé el Curso de Aptitud Pedagógica (C.A.P.), que hice puesto que la docencia siempre me ha atraído mucho. También empecé a trabajar durante fines de semana en el Museo del I.G.M.E. (Instituto Geológico y Minero de España) como informador de sala. Este trabajo lo mantuve algo más de tres años. La verdad es que era un placer estar todos aquellos días en un lugar tan magnífico, pudiendo ver la excelente colección de minerales y fósiles que allí se encuentra. Finalmente, tenía que viajar mucho entre semana y decidí dejarlo para poder descansar los fines de semana.

Por último, al final de aquel año académico (2004/2005) pasó algo inusual. Uno de los profesores del máster me dijo un día que una empresa necesitaba incorporar a alguien ese verano para hacer las prácticas como becario. Fui la primera y única persona a quién se lo dijo (cosa que siempre agradeceré a Juan Miguel). Así que ese verano hice prácticas de empresa. Ya había hecho un mes de prácticas estando en 4º de carrera, a través del profesor de Legislación Geológica. Pero en estas últimas aprendí mucho más (sobre todo a no morir de calor en mitad de un olivar a 40º en la provincia de Córdoba).

Clic para ver la imagen

Durante el segundo año del máster, un buen día que estaba yo tranquilamente en mi casa, un Catedrático que me había dado clase de Medios Sedimentarios en tercero de carrera, José Ramón Mas Mayoral, me llamó a casa. Quería saber si estaba interesado en trabajar en un proyecto que le habían ofrecido desde una empresa privada para hacer un estudio sedimentológico y diagenético en una cuenca soriana. Creo que pocas cosas me han hecho tanta ilusión profesional como aquella llamada, más de tres años después de haber dado clase con Ramón.

Así que cuando terminé el Máster tenía un trabajo estupendo dirigido por uno de los mejores sedimentólogos del mundo.

Glaciar Mýrdalsjökull, Islandia

El contrató duró algo más de un año. Después, justo antes de terminar aquel empleo, encontré un trabajo en una empresa de geotécnia que se dedicaba fundamentalmente a hacer túneles. Ese trabajo lo encontré gracias a mi amigo Luis Jordá, a quién siempre recordaré junto a su hermano Rafa por aquél viaje a Islandia que hicimos juntos con abundancias y penurias.

Después de unos meses trabajando con uno de los mejores geólogos que he conocido (y además buena persona), Fernando Gómez, un día recibí una llamada que cambiaría muchas cosas en mi futuro. Otra empresa había preguntado a Ramón Mas por un geólogo para participar en un proyecto de búsqueda de almacenes subterráneos de CO2 y me había recomendado. Tras unos días de negociación, decidí finalmente cambiar de empresa para hacer trabajos más relacionados con la geología clásica (la geotecnia no tiene nada de malo, pero el otro proyecto me atraía especialmente).

Entre proyectos de búsqueda de almacenes subterráneos de CO2, geotecnica a salto de mata, y apoyo al proyecto GEODE pasé cuatro años trabajando hasta que el sol dejó de salir por el horizonte en España (vamos a expresarlo así).

En los últimos años he participado activamente en la realización de los Geolodías de la provincia de Segovia. Tanto en la organización de los eventos como de monitor llevando a cabo explicaciones a grupos de diferentes niveles.

Geolodías 11 y 12 en la provincia de Segovia

Además, he participado de forma altruista con otras organizaciones diseñando y realizando algunos itinerarios geológicos para grupos.

Para ver los cursos de geología y mapas que ofrezco siga este enlace a los cursos de geología.

Para ver mi currículum completo, así como para cualquier consulta o comentario escríbame a mi correo electrónico: info (arroba) pablomarinero (punto) com

Por cuestiones de seguridad, principalmente para evitar SPAM, la dirección de correo ha sido alterada. Sustituya el texto (arroba) por una arroba y el texto (punto) por un punto y, por último, elimine los espacios en blanco.

Volver arriba